FOLLOW THE LEADER, LEADER, LEADER…

¿Os acordáis de la canción? Esa que bailamos siempre en todos los saraos, verbenas y hasta en las cenas de empresa… Pues me ha venido a la cabeza porque en estas últimas semanas me caen por todos los sitios “posts”, escritos, reflexiones, vídeos, sobre LIDERAZGO... Palabra TRENDING TOPIC donde las haya.  Por cierto ¿y tú, tienes algún líder claramente identificado en tu centro de trabajo? Explica, explica…

Particularmente, y después de 4 años de mi “desprendimiento de rutina” 1 y de haber conocido más de uno y más de dos centros de trabajo, he de decir que vamos faltos de líderes.

He conocido jefes de equipo, coordinadores, o responsables muy estrategas, otros muy trabajadores pero que interactuaban poco, otros que la única responsabilidad que tenían era cuadrar turnos, vacaciones y distribuir y reenviar correos. Pero lejos de este tipo de Liderazgo tipo “capataz” los responsables de los RRHH deberían buscar personas que sepan contagiarnos entusiasmo, sacar lo mejor de nosotros, estrujar al máximo nuestras habilidades y hacernos sentir parte del equipo. Yo quiero un líder que me SEDUZCA😍

Soy la primera en defender que motivadito se tiene que venir de casa, eso para empezar. Pero es tarea de un buen líder saber mantener ALTO ese nivel de energía psico-emocional laboralmente hablando y saber o intuir qué necesita cada una de las personas de su equipo para dar el 100%, y de esta manera poner todo nuestro potencial y capacidades al Servicio de la organización. Eso el usuario/paciente/ciudadano lo nota.

Igual soy muy cándida, pero estoy convencida que a TODOS nos gusta que nos traten bien, trabajar a gustito. Y cuando digo TODOS incluyo Directores, Mandos intermedios, Coordinadores, Supervisores, etc. entonces, ¿qué falla?

¡Ay cómo me gustaría leer vuestros comentarios sobre este tema! Y sería un lujo poder contar con la aportación de algún/a “líder”, Jefe, Responsable de Servicio, Supervisor, 🙏

Un buen jefe, que en un mundo ideal sería también un buen líder, debería crear mecanismos eficientes de comunicación, transmitir esa sensación de que formas parte del equipo, de crear sentimiento de pertenencia, de saber que te mueve, de ser cercano. Pero lo cierto es que en muchas ocasiones se elige jefe a alguien por los años en la empresa, o por su formación académica, o por intereses personales, más que por su dotes de liderazgo y su buen hacer profesional y personal, que deberían ir de la mano.

En el ámbito sanitario, al menos aquí en Catalunya, los tipos de organizaciones son muy  diversos y diferentes y cada entidad tiene su estructura: las hay dónde tu jefe directo, tu supervisor es alguien también quemado por el sistema excesivamente jerarquizado. Otras entidades dónde tu jefa sea alguien a quién ni has visto la cara y que tiene despacho en la otra punta de la ciudad, a quién envías un correo y tarda casi 3 semanas en contestarte. Otras es alguien cercano cuya única función es cuadrar turnos y distribuir correos que le vienen de “la central”. Y desde ahí,  desde todos esos escenarios que son REALES, difícilmente se puede liderar y al empleado le costará muchísimo más integrarse, mantenerse entusiasmado y proyectado.

Aunque lejos de ser tremendista he de decir que yo me he cruzado en el ámbito laboral, porque ya empiezo a acumular muchos años trabajados, con personas que pasan el examen de líder con nota alta.

leader-2206099_1280
Fuente : Pixabay

Me he cruzado con  LÍDERES que eran simples compañeros de trabajo y categoría, personas ilusionadas, con una clara vocación de servicio a los demás que se identificaban con la empresa, que sabían transmitir ganas y creaban equipo; y eso detrás del mostrador se nota y la Dirección lo nota.

Otros jefes/líderes han sido médicos/as que nos han hecho sentir a los administrativos parte de la estructura, dónde se nos reunía con regularidad, dónde la comunicación escrita y verbal era fluida y que además nos alentaba a ir a Jornadas y Congresos.

Otros líderes han sido compañer@s elegidos por la Dirección que han sabido moverse con cierta soltura entre el equipo Directivo y sus propios compañeros.

Y dicho todo esto y puestos a pedir: quiero líderes que me inspiren por su profesionalidad y por su calidad humana, y si no lo hacen al menos que no pongan palos a las ruedas,  y mucho menos que me desmotiven, porque de estos haberlos, haylos.

Pero mientras, tanto si aparecen como si no, a dar lo mejor de nosotros, a fluir más, a generar buen ambiente y a liderar nuestra propia vida que no es poco.

¡¡Feliz verano!!☀️

Recomiendo cualquiera de los artículos de Albert Cortes BorraJoan Carles March  o los últimos post-express de Anton Reina… todos ellos escriben muy en la línea.

1 Desprendimiento de rutina: Expresión utilizada por Fidel Delgado en las Jornadas Myras del 2018

¡ASÍ NO!

Pues no tenia claro que título poner a este “post”, porque lo primero que se me viene a la cabeza es “UN DIA DE FURIA”

La semana pasada me enfadé y mucho. Saliendo del turno de tarde del trabajo tuve que llevar a mi madre a Urgencias de un gran Hospital, previas visitas a su centro de salud. Entramos en ambulancia a las 22,30h. Tuvimos que esperar porque el Vascular estaba operando, hasta ahí nada que decir, lo primero es lo primero, realmente un estrés para el profesional que después de operar tiene que pasarse por Urgencias a visitar… Bufff  !! debe resultar estresante y agotador. ¿Culpa de los recortes?

Cuando finalmente le toca explorar a mi madre: sopla, chasquea con la lengua, se medio enfada… se pregunta qué quién la deriva a vascular: paciente con fiebre, pie inflamado con calor, rubor, pinta a celulitis infecciosa y no un trombo… así que silla de ruedas y cambiamos de sección nuevamente….. a Medicina General.

En eso que ya son las 4,00 de la mañana, han pasado casi 2 horas y aún no ha sido atendida, ella con sus pucheritos, cosa de su deterioro cognitivo, su pañal que le va a reventar dentro del pijama, la boca seca porqué no puede beber líquidos sin espesantes… pero vamos que como compi del sector intento ser compresiva pero….¡ ay caray ¡

Me acerco al control para decirle al auxiliar que mamá está quejosa,

hospitall

pues llevamos muchas horas  y me contesta en tono cansino, aleccionador, y alargando las palabras,

“… sienteseeeeee, no puede estar en el pasiiiiiiiiillo, ya la llamaraaaan…….”

Me voy con el “zascas” y me siento, y en eso que el box se abre y  un enfermo de facciones hindúes me hace señas porque mi madre grita… es incontinente y no aguanta.

Y ahí,  cansada de tantas horas en una butaca sin atender, sin dormir, siendo transparente, me vengo arriba y digo en voz alta:

“Pues creo que ahora sí que va a tener que venir alguien a atendernos… la señora ya no aguanta , es incontinente, no se mueve y es dependiente total..

y ahí empieza un festival de gritos cuando intentan movilizarla, de a ver como la trasladamos al w.c. Empezó a haber cierto movimiento y con cierta celeridad.

El cansancio y la desesperación me pudo cuando pregunté en voz alta en el pasillo:

…Aquí la palabra HUMANIZACION ¿ no es tendencia verdad…?  Porque nadie ha reparado del perfil de la señora, ni en su comodidad hasta que ha empezado a gritar

Seguro que lo dije de una manera muy vehemente pues de seguida salió personal sanitario de algunas puertas y fuimos atendidos ipso-facto, y  ya en el box nos piden disculpas:

“HA HABIDO ERROR DE TRIAJE”, en primer lugar pasar por vascular y en segundo lugar por no haber tenido presente que se trataba de un paciente fragil: anciana, con demencia y totalmente dependiente

Pues a eso de las 4,30 empezamos de verdad la atención: Exploración, Radiografía y analítica

A las 8:00h. continuamos allí, esperando resultados y tratamiento.  El Hospital hierve, cambios de turno, pasillos de personal que se despide tras la guardia, los otros que entran descansados y enérgicos por los tonos de voz que utilizan, la intensidad de sus carcajadas, la vehemencia con la que critican la falta de tensiómetros  y cosas similares y ahí seguimos…

Mamá se queja de que tiene la boca seca, no le puedo dar agua porque se ahoga, tiene disfagia. Le digo que se espere, que pronto nos iremos, que cierre los ojos e intente descansar pero la enfermera que entra debe haber “pillado cacho” esta noche, porque viene espitosa, ríe que se parte y monopoliza el ambiente con los decibelios de su voz.

Le pregunto si ahora ya le podemos quitar la vía que le aprieta y le pica.. y entonces con su timbre de voz de subidón comenta que no puede hasta que venga la ambulancia a recogerla, que aguante un poco más.

El cansancio le pudo a eso de ser políticamente correcta:

“ ¿Vienes descansada verdad ?  Y ya te debes haber tomado tu cafetito y croissant,  Pues mira todos los que estamos aquí llevamos muuuuchas horas, cansados, enfermos,  nadie se ha preocupado de si necesita beber, ir al baño, si tenia frío, pero aún así, nos hubiéramos conformado con una mirada y una sonrisa, o una caricia en su mano, o unas palabras amables…. Lo siento, hoy NO HABÉIS HUMANIZADO EL SERVICIO,  nos hacéis sentir como si formásemos parte del mobiliario, ¿Sabes?, la gente de esta sala, son personas que SUFREN y no han elegido estar aquí,

Dicho esto, el tono de voz en el pasillo bajó y minutos más tarde la misma enfermera se acercó con tono menos histriónico y le ofreció una gelatina y un yogurt…¡¡ toma ya ¡!

FIN DE ESTA LARGA NOCHE….

Me ha entristecido mucho ese episodio. Lo siento sí, una mala tarde la tiene cualquiera, pero hay actitudes, comportamientos y dinámicas que se deben mejorar.

Deberían haber Protocolos de atención a los pacientes en sala de espera y mucho más cuando se trata de pacientes frágiles. Respectar el entorno, luz, ruidos, intimidad.. entiendo que los recursos, son los que son,  pero estos aspectos  que se pueden controlar y modular,  y realmente el enfermo y los acompañantes lo agradecemos.

 

PD: Gracias Dra. Fernández Camins por haber frenado el sofocón y por haberla atendido con tanta paciencia y cariño.

DONACIONES… ¿POR QUÉ NO?

Madre mía la que se lió días atrás con el tema de la donación de una burrada de millones por parte de Amancio Ortega para la compra de aparatos de Alta tecnología para la Sanidad pública.

Realmente me cuesta entender que algunos sectores políticos se rasguen las vestiduras y defienden que la Sanidad pública no debería aceptar este tipo de donaciones.

A los millonarios siempre los miramos con cierta reticencia pero si deciden donar también le sacamos la puntilla, sea como sea yo no voy a entrar en tema evadir impuestos pues eso y a ese nivel se me escapa, pero no tengo claro si los impuestos correspondientes a esos 300 millones de euros se acabarían revirtiendo en Sanidad ni cuándo, y hay proyectos, investigaciones, pacientes que no pueden esperar….

Está claro que la Administración Pública debe velar por proporcionar un sistema de salud de calidad y que no hemos de depender de este tipo de donaciones. Pero a ver, ¡¡que las necesidades son infiniiiiiiiiiiiiitas!! y los recursos son los que son, limitados y no siempre bien distribuidos. Así que las aportaciones de mega-empresas, de la parte Social de la Banca, de entidades civiles, de particulares, siempre deberían ser BIENVENIDAS.

Leo Messi
Foto: HSJD

Pondré el ejemplo de un Hospital Pediátrico de Barcelona, con un 90% de actividad pública. Un hospital de referencia a nivel europeo y creo que hasta nivel mundial, que está construyendo un Pediatric Cancer Center que sera pionero en investigación y tratamiento de cáncer infantil. Esto ha sido posible gracias a la recaudación de 30 millones de euros tras una captación  de fondos (entre ellos una buena parte de la aportación por la parte de la Fundación Leo Messi, la Obra Social La Caixa,  y del Futbol Club Barcelona Fundació, y de otras fundaciones extranjeras y un montón de colaboraciones de entidades civiles y micro-campañas de particulares.

Donaciones… ¿Por qué no?  Gracias a ellas algunos Hospitales de mi ciudad pueden  continuar con ensayos clínicos, iniciar proyectos que estaban en la bandeja de “pendientes” y establecer proyectos pensados para la población, como es el caso del hospital al que hago referencia que gracias a sus campañas de recaptación de fondos puede ofrecer mejoras asistenciales, de instalaciones, de investigación, iniciativas pioneras para niños con cáncer, con TEA, jóvenes que padecen trastornos de salud mental severos, programas de apoyo a familias con enfermos crónicos complejos etc….

¿Vamos a decir a todas esas mejoras que NO?… Pues yo lo tengo claro.

BIENVENIDAS DONACIONES

Una KÀLIDA noticia

Noticias bonitas de un bonito domingo y en una bonita compañía.

Hoy Quim y yo hemos ido a la  inauguración de  un nuevo recurso para personas con cáncer. No es un equipamiento sanitario, no tratan con pacientes, sino con personas diagnosticadas de cáncer y que necesitan un espacio acogedor, humano, fuera de los circuitos médicos, un espacio dónde relajarse, compartir, aprender…

KÀLIDA ofrece acompañamiento, soporte profesional de calidad, tanto emocional como socialmente, ya que el centro cuenta con psico-oncólog@s, trabajador@s sociales, nutricionistas, profesor@s de yoga y voluntari@s implicadísimos. KALIDA

El proyecto nació a raíz del diagnóstico de cáncer que padeció una escocesa que residía en Barcelona. Regresó a su país para intentar encontrar algún otro recurso, alguna opinión más, y se encontró con los centros MAGGIE’S de atención psicosocial; así que de vuelta a Barcelona reunió e implicó a diferentes amigos para crear algo similar aquí.

¡¡ Pues vaya con la perseverancia, tenacidad de Rosy Willians y sus amigos, porque hoy KÀLIDA es una realidad !!

En el proyecto hay implicadas muchas personas influyentes, personas comprometidas con la salud, con la medicina, que están alineadas con la misión de este recurso y ¡cómo no! oncólogos de reconocido prestigio del Hospital Sant Pau y Vall d’Hebrón. Hay que decir que hasta ahora se ha financiado únicamente con fondos privados y este 2019 empezarán a recibir subvenciones públicas según me explica Joan Reventós Director de la Fundación Kàlida.

Hemos conocido a Rosy y me contaba que se sentía un poco impactada de ver cómo ha quedado el Centro, ya que durante mucho tiempo sólo lo veía impresionado en planos 2D. Realmente la construcción es super vanguardista, y con una cuidada decoración de interiores.

Hemos recoDSC_0412rrido el espacio. Un lugar luminoso, cálido, moderno, con una sala hasta para la practica del yoga y el mindfulness,   con muebles de diseño, como si fuera un hogar, con cocina abierta dónde si quieres te preparan un zumito saludable y con un jardín mediterráneo con olivos, boganvillas y plantas aromáticas que hacen de KÀLIDA un espacio armonioso,  acogedor, que transmite bienestar y encima totalmente gratuito, sin cita previa y abierto a todos los que conviven con el cáncer y a sus familiares.

Felicidades Rosy Willians, por haber hecho realidad un sueño  del que beneficiarse los demás y a Joan Reventós Director de la Fundación KÀLIDA por haberme atendido y explicado tan bien y con tantas ganas el sentido y la misión de KÀLIDA.

No hay acción más loable, más empática, más generosa que acompañar a las personas en los procesos difíciles de la vida.

Felicidades y Gracias a TOD@S los que hacéis realidad este proyecto.

PADES

Hoy la entrada la dedicaré a hablar del servicio PADES. (Programa de Atención Domiciliaria y Equipos de Soporte), un conjunto de profesionales que trabajan con personas que se encuentran con enfermedades avanzadas y en la recta final de la vida. Un recurso exitoso de la Sanidad Catalana y mayoritariamente  gestionado por diferentes empresas, fundaciones, consorcios etc… al igual que la atención domiciliaria de soporte no sanitario.

Estos equipos están formados por médic@s, enfermer@s y Trabajador@s Sociales. La misión principal es ofrecer bienestar, abordar situaciones en ocasiones complejas,  hay que considerar que mayoritariamente son pacientes oncológicos) controlar la sintomatología, así como dar soporte a las familias, cómo por ejemplo a la de mi amiga Mª José.

Se puede acceder a los servicios del PADES a través de derivación por parte del Médico de Família, de Hospital o de centros Socio-Sanitarios.

Mª José nos comentó en la última salida al monte que ahora no puede comprometerse a organizar salidas de más de 2 días, ni hacer la previsión anual de excursiones. Resulta que a su padre le han diagnosticado un cáncer de vejiga en estado avanzado. Es un señor mayor que ya tenía patologías previas: Diabetes, Hipertensión, aún se estaba recuperando de una fractura de cadera y los ánimos pues tampoco  acompañaban… Estos días pasados volvió a ingresar y esta vez con diagnóstico que no hubieran imaginado. No aconsejan operar, debido a la edad avanzada; tampoco quimio, pues sólo alargaría unos cuantos meses añadiendo los efectos no siempre deseados de estos tratamientos, así que optan por marearlo poco y ofrecerle una buena calidad de vida el tiempo que todavía le quede.

PADES
Foto de Mª Jose Navarro

El domingo de regreso de una de nuestras pateadas, Mª José me explicó un poquito.

VUM: ¿Cómo está tu padre, Mª José?

M.José: Pues bien, está tranquilo, dentro de su  gravedad

VUM: Y vosotros la familia ¿Cómo estáis?

M.José: Ahora más tranquilos, desde que estamos con el PADES, tenemos a quién preguntar las dudas que te van surgiendo en el día a día de la evolución de la enfermedad de mi padre. Nos sentimos muy acompañados.

VUM: Tu padre ya era un enfermo complejo y crónico… ¿Ya teníais Atención Domiciliaria desde vuestro Centro de Salud?  ¿Contentos? ¿O encontráis algo a faltar?

Mª José: Sí que le hacían un seguimiento, antes de este diagnóstico, porque era un paciente “frágil”  venía la enfermera y la doctora cada dos o tres meses, pero desde que la doctora cogió la baja de maternidad, ir el medico de “cabecera” era un poco caótico.  Van viniendo suplentes y no hay un seguimiento de tú a tú, cada vez que vas hay alguien nuevo… No se establece esa relación de confianza de médico-paciente, y encima dejaron de venir a hacerle las visitas regulares al domicilio.

VUM: Y ahora con esta nueva situación ¿Quién os ha gestionado PADES ?

 Mª José: La Oncóloga, desde el mismo hospital, cuando nos dieron el resultado definitivo y nos explicaron el seguimiento que se le haría a partir del diagnóstico de la enfermedad

VUM: ¿Cómo habéis recibido este recurso (PADES)? ¿Y él? ¿Se siente cómodo ?

Mª José: Pues de momento muy contentos, a la semana siguiente de derivarnos desde el Hospital se pusieron en contacto con nosotros y vinieron esa misma semana. Se presentaron una doctora y una enfermera, con un trato muy cercano y muy cariñoso hacia mi padre. La semana siguiente, vino una Trabajadora Social y entre otras cosas nos ayudó a gestionar la Ley de la Dependencia y nos preguntó si necesitábamos ayuda para levantarlo, cambiarlo, hacerle las higienes, etc.

A él no le hemos explicado realmente a quién pertenece este Servicio, para que no se autosugestione y se deprima aún más. Ha de estar fuerte y tranquilo para poder afrontar lo que le vaya viniendo por delante.

VUM: ¿Él es consciente de la realidad y del estado de su enfermedad?

Mª José: Sí que sabe lo que tiene, porque estaba delante de la oncóloga cuando nos dio el resultado y mi hermano que pasa más tiempo con el, también se lo ha explicado.

VUM: ¿Os han informado de los diferentes recursos de soporte para enfermos y familiares como por ejemplo la Entidad Oncolliga. y otras entidades similares? Y por cierto, material ortopédico y accesorios de ayuda silla de ruedas, muletas, cojines antiescaras, material curas… ¿Os lo proporcionan?

Si, sí, … Cuando vinieron a casa les enseñamos como teníamos montada la habitación, con las barras en la cama que le compramos cuando se rompió la cadera, la silla de ruedas la gestionamos desde el Centro de Salud y el caminador nos lo dieron en el mismo Hospital.

Nos explicaron que más adelante, si necesitábamos una grúa para levantarlo de la cama, también la gestionarían.

VUM: Entiendo que es un momento difícil, que ahora tu cabeza no esta para el running o para hacer previsiones de salidas al monte de más de 2 días… Pero ¿cómo lo has encajado? Siempre has estado muy enganchada a él. ¿Te sientes atendida, apoyada por tu médico y enfermera del CAP?

Mª José: Buf, cuando el cirujano que le había operado, nos dio la noticia, en una salita, fue una bomba.  La noticia empezó a quemar por dentro y no te das cuenta hasta que tu cuerpo se manifiesta: a mi hermano le salió un “sarpullido” por todo el cuerpo, algo similar a una psoriasis, y a mí los nervios no me me dejaban dormir. Afortunadamente mi médico de familia me lo ha regulado con Lorazepan. Y realmente ahora descanso por las noches.

Y sí; no puedo ir a correr, no estoy motivada, y salir a la montaña me cuesta mucho, sólo me apetece dar paseos suaves, que me de el aire y el sol en la cara. He descartado irme de viaje este verano, ya viajaré cuando pase todo… Y no quiero hacer planes de fines de semana, no sé como evolucionará mi padre y no me quiero comprometer. Este año estaré en start-by, él ahora requiere toda mi atención y quiero dedicarle el máximo de tiempo posible.

Sobre el tema de Grupos de Soporte a familiares como podría ser la ONCOLLIGA, No lo he hablado con ningún medico de momento, voy haciendo… Y cuando vea que se complica el tema, hablaré con la doctora del PADES, para que ella me aconseje dónde ir.

VUM: Aprovecha que este Blog lo leen personal sanitario para expresar aquello que consideres podría mejorar o también si quieres comentar las cositas buenas del “sistema”

Mª José: En principio, la impresión del Servicio del PADES es buena, son profesionales implicad@s, atent@s y te dan la libertad para que les consultes todo aquello que nos inquieta. Estamos en el principio de todo el proceso, pero tenemos, mi hermano y yo, la sensación de que no estamos solos, sino en contacto con un equipo cualificado que nos va a ayudar a solventar todo lo que necesite nuestro padre en sus últimos días.

Gracias al equipo PADES, Mª José lo encaja todo con mayor serenidad, y mientras redactaba, este post he decidido que haré una entrevista a dos profesionales de los PADES  con las que tuve relación directa, Dra. Conchita Miralles e Inma. Seguro que tienen muchísimo que explicar, situaciones duras, situaciones muy emotivas, situaciones complejas pero siempre aportando HUMANIDAD y muchísima sensibilidad.

¡¡ Ánimos Mª José. !!