Residencias de Mayores: Un reto para los nuevos tiempos

Finalmente, FELIZ de ir recobrando poco a poco la normalidad, y eso pasa por volver a a opinar y escribir. Ahora que por razones laborales y familiares la vida me va llevando al sector de la atención a la vejez y a la dependencia puedo asegurar que quienes más felices están son todas esas personas mayores que vivían en Residencias y que durante meses han visto anulada cualquier visita y contacto con el exterior.

A través de los medios me entero que las muertes en residencias en España por COVID se acerca a los 30.000 usuarios una tragedia sin lugar a dudas que hace replantearse numerosas cuestiones.

Y es que el sector de las residencias es el que más padeció la pandemia y de manera más virulenta, ancianos infectados, cuidadores infectados, bajas por COVID que en ocasiones era imposible suplir y que originaron una desbordada rotación. Muchos profesionales de este sector han padecido un estrés laboral y emocional sin precedentes.

Cortexia: Pixabay
Cortesía: Pixabay

Me refiero a auxiliares, gerocultores, médicos, enfermer@s y personal de administración.  Protocolos que cambiaban día a día, al principio sin ningún tipo de recursos ni material. Posteriormente, llegó el aumento de actividad frenética derivada de la gestión del material de protección, los nuevos circuitos y la contratación extraordinaria y casi diaria de personal.  

Afortunadamente las cosas van volviendo a la normalidad y ya pueden salir al exterior y recibir visitas, el aislamiento va quedando atrás., pero ahora, ya un poco más relajados, es el momento de replantear el modelo Asistencial de las Residencias en particular, y la atención a la Dependencia en general.

Es hora de que este sector deje de ser el hermano pobre de la Sanidad y de la atención a las personas”

La Administración tiene mucho por hacer delante de esta nueva realidad, y es obvio que pasa por dotar de mayores presupuestos para el sector de la atención a la Dependencia. Apostar fuerte en este ámbito para poder ofrecer mejores servicios y tener buenos profesionales comprometidos con su trabajo, aumentar salarios para retener profesionales y talento y evitar la excesiva rotación en este sector laboralmente precario,  que en mi opinión acaba afectando a los usuarios: con mucha frecuencia caras nuevas, que conlleva que no se creen vínculos y, consecuentemente, todo quede un poquito deshumanizado.  

Metida de lleno en el entorno de la Dependecia creo ver el reto que se nos planta delante a todos, porque el envejecimiento y el aumento de las personas dependientes va a ir in crescendo en las próximos décadas, por lo que habrá que ir preparándose para abordarlo con los niveles de eficiencia, calidad y calidez que merece este sector de la población.

Todo un reto en el que trabajar, porque aunque ahora lo veamos lejano y estemos “divin@s de la muerte“, todos queremos llegar y entonces, cuando llegue el momento, ¿te conformarás con una atención de mínimos ?

NUESTROS MAYORES EN ÉPOCA DE PANDEMIA

Aquí estamos toreando como podemos esta segunda oleada, quizás con menos subidón, ya sin “challenges“, ni aplausos, ni el Resistiré de las ocho… No sé, ¿soy yo, o noto cierto agotamiento? Sea como sea se ha de seguir sin demasiados lamentos porque si no perdemos fuelle.

Tras unos meses de desconexión de Twitter y del Blog me he ido poniendo al día e intento no perderme artículos y reflexiones de autores y expertos que ya se han convertido en “referentes” y cuyos escritos son de obligada lectura.

En el Blog de Jordi Varela leía una entrevista al Dr. Marco Inzitari – (Geriatra y Director Asistencial del Socio-Sanitario Pere Virgili de Barcelona) con el título “La lección que nos dan los más vulnerables”, realmente un reconocimiento generoso a nuestros mayores durante el confinamiento.

En un momento del artículo nos explica que en un estudio realizado por el Gerontólogo Javier Yanguas se refleja que los mayores han resistido y superado el primer confinamiento mejor de lo que se esperaba.

Es una noticia buena sin duda pero corresponde sólo a un sector de ancianos. He visto personas mayores que han sabido resistir bien en sus casas. Son esas personas mayores que aún se valen por sí mismas, que tienen buenas relaciones vecinales, que manejan hasta un móvil o una tablet.  Son  personas que no tuvieron una vida fácil, pasaron la guerra en vivo y en directo y padecieron una postguerra llena de carencias, de alimentos, de comodidades y de medicinas, por lo que ellos ya estaban más preparados y lo encajan mejor que nosotros. Saben vivir con poco y han sabido ejercitar todos los recursos personales para pasar los días y auto-cuidarse.

En mi opinión, vivencia y observación creo esta pandemia ha afectado de manera desigual a nuestros mayores. Tenemos ancianos que han vivido esta situación de manera muy diferente, con muchísima incertidumbre, sin entender que estaba ocurriendo, con todas sus rutinas rotas, muchos de ellos incapaces de generar por si solos rutinas nuevas. Se trata de ancianos con trastornos mentales, con deterioros cognitivos o con grandes problemas de la marcha y otras patologías altamente limitantes; usuarios del sistema que de un día para otro se quedaron sin cuidadora (por contagio, por miedo a contagiarse, etc.). Se quedaron sin Centros de día, sin posibilidad de contactar con su Centro de Salud o con Servicios Sociales. Personas vulnerables que no en todos los casos estaban incorporados en el cupo de “pacientes crónicos-complejos” y, ¡claro, no tuvieron mucho seguimiento!

Durante ese periodo en algunos municipios se crearon o potenciaron proyectos de actuación Comunitaria  especialmente dirigido a personas mayores a través de las nuevas tecnologías.

Cortesía de: Georg Arthur Pflueger

Sí sí, tal cual, los barrios durante la época más dura de la pandemia se forraron de flyers municipales publicitando este servicio de apoyo a nuestros mayores pero ¡ay, caray! Cuando reportabas un caso de un/a usuario/a vulnerable y frágil te comentaban que la actuación era vídeo-llamada . Y aquí es donde te quedas ojiplática. Si tiene móvil seguro que ya interactúa con la familia o con los vecinos y mira el Google o juega al Candy-Crush, pero hay otros mayores más “justitos” y ellos ¿no entran en ningún programa de apoyo?

Ha sido y está siendo muy duro para ellos, están padeciendo las consecuencias  de sus visitas canceladas, de la ruptura de sus rutinas, cognitivamente muchos han ido a peor sin posibilidad de marcha atrás y, a otros, los Servicios Sociales tuvieron que ordenar ingresos de Urgencia en  Residencia Asistida debido a la descompensación cognitiva, trastornos de la conducta, etc.

Cortesia de: PXFuel

Parecerá una frivolidad lo que voy a decir pero sí que para muchos hubo un recurso que les ha ayudado a sobrellevar este aislamiento: se llama, La Ruleta de la Fortuna, Sálvame, Amar es para siempre , etc. Sesiones maratonianas de televisión que han hecho que se olvidaran del virus metiéndose en otras vidas y olvidando así la fragilidad de la suya.

Cuando todo pase les debemos un tiempo, un replanteamiento de las actuaciones tanto a nivel Sanitario como Social, seguro que sabremos hacerlo mejor; el COVID nos está dejando un montón de lecciones de vida para aprender y poner en práctica.

Como siempre ¡ánimo, fuerza y SALUD!

NÓMINAS Y RRHH en Tiempos de COVID

Vuelvo al mundo de la Blogosfera y al universo de twitter, y es que tras 6 meses de pandemia tenia que desconectar un poco ya que la vida no me da para tanto… y durante este tiempo he tenido que ir superando una carrera de obstáculos que ha sido extenuante, pero ¡que caray! se saltan, se sortean y ‘palante

El COVID nos ha cambiado la vida, así, de un día para otro, el entorno sanitario se ha visto desbordado, pero este giro no sólo ha aumentado la presión laboral a Médicos, Enfermería, Auxiliares, Administrativos Asistenciales, Personal de Limpieza, ó Celadores, etc. sino también a los profesionales que trabajan en Nóminas y RRHH, esos profesionales de la Sanidad a quiénes no se ve pero que ahora también hacen un trabajo frenético ya que han tenido que enfrentarse a una crisis sin precedentes en lo que se refiere a volumen, a variables, a normativas nuevas, etc… y todo a contrarreloj, porque el plazo es el que es: A final de mes cobramos

Esto de la eventualidad y la itinerancia en Sanidad me sacó del mostrador y me llevó al Departamento de Retribuciones de toda una Gerencia Territorial que aglutina los Centros de Primaria de diferentes comarcas de mi provincia.

Se acerca el cierre de Nómina. Me encuentro con de un universo bullicioso de números, cálculos, “mails” y llamadas telefónicas. Y es que el COVID también lo ha cambiado todo en estos departamentos.

copyright: stevepb

Se han gestionado más Bajas Laborales que nunca; ha habido un extra de contratación temporal y se han de imputar las muchísimas horas extras que nuestros profesionales han hecho durante todos estos meses de pandemia. Son centenares de nóminas con muchas particularidades cada una y, mientras punteas, debes atender también las decenas de llamadas de profesionales que tienen o creen tener incidencias con su Nómina. 

La famosa PAGA-COVID (no exenta de polémica) con la que la Generalitat compensa el esfuerzo extra también ha originado un aluvión de reajustes de cálculos y de llamadas y correos de profesionales.

Esta paga se reparte entre l@s trabajador@s que estuvieron trabajando presencialmente durante la  parte más intensa de la pandemia, y se retribuye de acuerdo con la presencialidad durante el periodo “más calentito” si ha habido bajas laborales o reducciones de jornada se compensó y se retribuyó proporcionalmente, por eso no todo el mundo la cobró igual… y esto quizás no tod@s lo sabían y claro , ha originado muuuchas consultas telefónica. No obstante, esto es un encaje de bolillos y un trabajo arduo que en muchas ocasiones ha significado faena también extra y jornadas maratonianas para el personal No Asistencial de los Departamentos de RRHH y Nóminas.

Ha sido una experiencia intensa y potente dónde he conocido profesionales que lo dan todo y que trabajan a destajo. Que dominan, siempre accesibles y resolutiv@s para gestionar a tiempo todo aquello que pueda implicar tener la nómina bien calculada y a tiempo.

Desde aquí quiero visualizarl@s, son parte también de todo este engranaje del mundo sanitario a los cuales también el COVID les ha complicado y aumentado su carga de su trabajo: han tenido que ir gestionando, aplicando de una semana para otra sin que el sistema estuviera estratificado o pensado para esos conceptos y disposiciones nuevas.

Núrias, Neus, Alejandra, Mar, Vicenta… y mi admirada Lina,  sois las mejores; Profesionales con una capacidad de trabajo extraordinaria; resolutivas; siempre atentas; disponibles; serviciales ante cualquier llamada o reclamación sobre consultas de Nóminas, bajas, permisos, pluses, etc. Con todo ese aluvión extra de trabajo que este maldito virus ha originado, vosotras a tope;  y lo que resulta más sorprendente: todo eso con un buen clima de trabajo y amabilísimas siempre.

Sois un EQUIPAZO , ha sido un lujo a nivel personal y profesional haber trabajado a vuestro lado.

Pues hasta aquí mi “entrada” el día del 4º aniversario del Blog, agradeciendo y reconociendo la tarea de los compañeros menos “visibles” y no menos importantes.

Gracias Infinitas

OTRA VEZ EN LA CASILLA DE SALIDA

Ya había ganas de desescalada ¿verdad?  Mi realidad es que no lo he pasado del todo mal durante estos 2 meses de pandemia y confinamiento; he hecho teletrabajo  y mis días han estado muy ocupados. Ha sido un tiempo de teletrabajo, de deporte, de “chanllenges”, de Netflix en familia, de bailes, de vermouts virtuales, tiempo de observación… Me he deleitado fotografiando flores, pétalos, estambres, pistilos, gotas que impactan y pájaros que vuelan a ras de mi cabeza en la terraza. Y también la observación de esas flores silvestres en el campito que han crecido más de lo normal quizás por la poca suciedad ambiental.

Y todo eso a pesar de que en este  tiempo de pandemia tengo muchos frentes abiertos: la situación de delicada de salud de mi madre, el taladro eléctrico durante horas y horas en la fachada de mi edificio sin poder salir para evitarlo y la incertidumbre de mi contrato eventual. Temas que podrían alterarme pero que, asombrosamente, voy sobrellevando bien sin perder el control.

Hasta me pegué mis pequeñas “pateadas”, dentro de los límites permitidos, por la montaña cercana a mi  casa. Y las rutinas de fitness de Sergio Peinado de quién me he vuelto adicta. Así, feliz y conformada vivía yo…PCR.OKPero el domingo, después de la caminata a las 8:00 de la mañana, de atender a mi madre y poder pasear dentro del horario permitido me voy a casa, tomo el sol en mi terracita, siesta, Jitsy con buenos amigos debatiendo cositas de la vida, del alma… Y llamada inesperada del hospital: SOY POSITIVA en la PCR.

Quedo en estado de shock… ¡No puede ser, he hecho teletrabajo y me encuentro super bien, más enérgica que nunca.  Mi temperatura nunca supera los 35ºC, ni ahora tampoco. Lo primero que me viene a la cabeza es mi madre: justo esta mañana le he hecho sus higienes, imposible mantener el metro y medio, la he sacado a pasear, le he dado su desayuno. Si se lo he contagiado, HOUSTON HOUSTON tengo un problema grave.

Tras las primeras horas de shock vuelvo a la calma. Afortunadamente ESTOY BIEN, ningún síntoma, ni ella tampoco.

Sea como sea, dentro de esta excepcionalidad no me he bloqueado, la realidad es la que es y hay que reorganizarse: saber lo que es importante; exprimir los recursos personales; ejercitar otra vez la paciencia; tener claro que todo pasará y saber que una vez pase, a todos nos tocará analizar, aprender y sobre todo crecer para ser mejores personas y cómo no ! mejores ciudadanos.

Y eso es todo, mientras el país ya empieza la desescalada, aquí una que vuelve a la casilla de salida.

BALCONING

Pues eso… El confinamiento ha sacado a la gente de la calle y, como en todo, eso también tiene alguna cosa buena: han bajado la contaminación y los delitos.

Pero ¡ay, caray! Han despuntado otros conflictos: LOS VECINALES

coronavirusEn parte era previsible, andamos todo el día fuera de casa y en ocasiones no coincidimos con ciertas rutinas de nuestros vecinos, pero ahora que estamos las 24 horas dentro nos enteramos de todo: el vecino de abajo que pone su Home-Cinema con sonido Dolby Sorround y se pega maratones de series de acción; la vecina de arriba que ya está exhausta de tanto chillar a los niños para que no chuten más la pelota contra las paredes; el vecino de al lado que lleva 5 días haciendo bricolaje con la Black&Decker en mano redecorando la casa… Y claro, tú no te puedes mover de la tuya para evadirte de todo eso.

Y cuando llega la noche ese emotivo y merecido reconocimiento a los Sanitarios de salir a aplaudir, lo hago cada día, y en según que barrios cantan el “Resistiré”. ¡Genial!,  Emocionantes iniciativas,  pero hay quién aprovecha y se pega una fiestecilla  :  altavoces en el balcón, olor a “petas” y hasta los más atrevidos ponen en marcha la barbacoa portátil. ¡¡ Vamos un subgénero del famoso “Balconing” en un hotel de costa una noche de verano !!

coronavirus-4937226_1920 (1)
Gentileza:  Pixabay

A ver “un poquito de porfavor”. Esto va para largo y debemos tener un poco de contención, sino el tema del teletrabajo y del descanso va a ser inviable.

Ahora juega un papel importante el CIVISMO. Si hemos demostrado que somos capaces de hacer colas en el “super” manteniendo las distancias, callados, respetuosos, eso lo hemos de trasladar a la Comunidad. Igual mientras tú estás disfrutando a tope de tu Home Cinema a toda pastilla, el vecino de abajo está padeciendo el Covid-19 y tiene la cabeza como un bombo, le duele el cuerpo y solo quiere descansar, dormir y que pase esto cuánto antes. O tal vez la vecina de al lado está haciendo teletrabajo y necesita unos mínimos de concentración.

Sé que es difícil, pero seguro lo podemos conseguir. El miedo a contraer la infección, a toda esta incertidumbre, dónde no hay fechas claras de nada, con el miedo del impacto laboral y económico que nos pueda representar, todo esto junto, puede crearnos mucha tensión y hacernos muy susceptibles, pero hemos de poder comunicarnos con la intención de entendernos, sin crispación, si no, nos vamos a volver turuletas”.

Yo detecté a los 4-5 días la peligrosidad del tema y decidí sólo leer prensa por las mañanas y desconectar. Vamos que aparte de higienizar mis manos de manera compulsiva hago higiene mental, sino todo esto pasará factura.

Así que a ver si entre todos somos capaces de comunicarnos serenamente, con menos susceptibilidad y con el ánimo de salir de esto “MÁS SANOS y MÁS SABIOS” que diría el Dr. Angel Ruiz Téllez.

Ánimos y a cuidarse.